11 de julio de 2011

¿Pueden las herramientas TIC ayudar a desarrollar la comprensión lectora?


Es indudable que la comprensión lectora es un tema candente. Por un lado, las evaluaciones externas al sistema como Pisa o la Evaluación de DiagnósTICo han sacado a la luz carencias en el nivel de desarrollo que alcanzan nuestros alumnos en su competencia lectora. Por otro lado, la multiplicación de la información al alcance de los ciudadanos, fruto de la evolución tecnológica, está modificando los parámetros del acceso a la misma y exigiendo, por tanto, nuevas habilidades a los lectores y lectoras. 

La lectura ha sido tradicionalmente la vía privilegiada de acceso al conocimiento en el ámbito escolar. Los alumnos y alumnas del siglo XXI viven en una sociedad en la que la información se expande y multiplica de manera exponencial y acompaña todas sus actividades. La necesidad de acceder a ella, no es sólo académica puesto que hoy en día la lectura está ligada al desarrollo personal, profesional y, también, a la inclusión social. Por otro lado, la multiplicidad de soportes y la mezcla de códigos añaden una nueva dimensión a la lectura.

Los textos digitales exigen habilidades específicas, ya que la estructura del hipertexto no es lineal sino arbórea; presentan diferentes itinerarios y posibilidades de lectura. Asimismo, la imagen tiene cada vez más importancia en los textos que se convierten en textos multimodales que utilizan multiplicidad de códigos. Los alumnos y alumnas tienen que desarrollar destrezas y habilidades para leer e interpretar estos textos que son diferentes de los textos escritos planos, más complejos y con gran importancia en los contextos de comunicación habituales en sus contextos.

PISA en el año 2009 define la competencia lectora como "... comprender, utilizar, reflexionar y comprometerse con textos escritos para alcanzar los propios objetivos, desarrollar el conocimiento y potencial personales y participar en la sociedad" . Desde esta perspectiva, los siguientes indicadores adaptados del Plan Institucional de mejora de la lectura de la Comunidad Foral de Navarra muestran con detalle el perfil del lector competente:
  •   Lee con distintos propósitos y reconoce el propósito de las lecturas.
  •   Utiliza los conocimientos previos para darle un sentido a la lectura.
  •   Reconoce y asimila con facilidad nuevo vocabulario.
  •   Elabora hipótesis sobre las expectativas que les sugiere la lectura.
  •   Realiza las interpretaciones e inferencias necesarias para comprender el texto en todo su sentido.
  •   Establece una jerarquía de las ideas expuestas en un texto.
  •   Se posiciona críTICamente ante la realidad presentada en el texto.
  •  Evalúa el efecto en el significado del texto de ciertas caracterísTICas lingüísTICas y formales.
  •   Dirige y controla su comprensión durante el proceso de lectura.
  •   Recapitula periódicamente para garantizar la correcta comprensión de lo leído.
  •   Aplica las estrategias precisas para resolver las dificultades que se planteen durante la lectura.
De acuerdo con esta concepción de la lectura y siguiendo a Isabel Solé en su obra Estrategias de lectura, llevar a cabo de manera eficaz los procesos ligados a la comprensión lectora implica desarrollar y trabajar diferentes estrategias que corresponden a las tres fases de la lectura.  Es preciso tenerlas en cuenta en el aula y trabajarlas de forma coherente, planificada y sistemática en todas las áreas y materias. Las tres fases corresponden a estos tres momentos del proceso lector:

Antes de la lectura
  • Fijar el objetivo de la misma. Explicitar para qué se lee.
  • Trabajar las expectativas iniciales acerca del significado del texto.
  • Activar los conocimientos previos.
  • Establecer predicciones e hipótesis.
Mientras se lee
  • Formular y verificar hipótesis de manera continua.
  • Plantear preguntas sobre lo leído.
  • Aclarar dudas sobre el texto.
  • Recapitular sobre el contenido de lo que se va leyendo.
Después de la lectura
  • Reorganizar lo leído mediante esquemas, resúmenes, mapas conceptuales...
  • Reutilizar lo leído construyendo nuevo conocimiento.
Esta somera caracterización ayuda a conocer cómo se produce el proceso lector. Por tanto, al introducir en el aula actividades que ayuden a su mejora, es necesario que tengan en cuenta todas las fases del proceso y que trabajen las diferentes estrategias implicadas en el mismo. En el trabajo de planificación de estas actividades las herramientas TIC pueden ser de gran ayuda para el profesorado. Si bien las herramientas que se van a  mencionar pueden ser utilizadas en los diferentes momentos del proceso lector, se ha optado por organizarlas de acuerdo al antes, durante y después de la lectura presentando en cada uno de estros tres momentos diferentes aplicaciones.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar. Deje su comentario a continuación.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...